Nuestro Rinc贸n de Cebreros
 

Est谩s en Nuestro Rincon de Cebreros  > Sociedad y cultura > Art铆culos > Los autobuses

Los autobuses

Compartir y favoritos

¿Quién no ha cogido en su vida un autobús?, el medio de transporte que detestamos pero que también esperamos su llegada a la parada con nerviosismo. No dejamos de mirar el reloj mientras nos acordamos del conductor y su familia, por el retraso que siempre lleva el autobús, una vez que llega estamos agradecidos de montar en él, ¡no faltaría más! después de estar media hora haciendo cola, a las 6 de la mañana en pleno invierno, con un frió que produce que los mocos se vuelvan estalactitas en tu nariz, no sería para menos.

¿Se han fijado que los autobuses son como países y el conductor es un dictador al estilo de Fidel Castro?

Un autobús tiene unas fronteras, por unas pasan los inmigrantes, la mayoría de ellos llevan una especie de pasaporte, pero los que no lo llevan tienen que abonar dinero en la aduana, lo curioso es la cara que pone el resto de los viajeros, fastidiados porque retrasa la cola, incluso algunos al pasar te meten el codo en las costillas. Algunas caras dan tanto miedo que dudas en pagar en metálico. Pero no todas las veces el autobús se detiene para que entres, a veces te quedas pasmado al verle pasar sin frenar, lo dicho...los autobuses son como países, algunos no admiten inmigrantes. Lo peor es cuando estas delante de la puerta, y el conductor está haciendo tiempo comiéndose un bocadillo en el interior, y tú sin paraguas aguantando el aguacero, mientras él se termina la merienda y abra la maldita puerta para que no te mojes más.

Una vez dentro no es tan fácil salir del autobús, dependes de la benevolencia del dictador. Sino, juzguen la siguiente anécdota. Estaba montado en el autobús cuando me di cuenta que de repente se paró, debido a que un coche mal aparcado bloqueaba la calzada, lo justo como para impedir el paso al autobús. Como se pueden imaginar el conductor no se quedó con los brazos parados, empezó a acordarse de la madre que parió a aquél imbécil, en unos segundos fue subiendo el tono de las calificaciones de la madre de aquél que había aparcado tan mal, mientras tocaba frenéticamente el claxon. Pasado cinco minutos la situación no mejoraba, y la crispación empezó a notarse entre los viajeros. Una mujer se acercó al conductor pidiéndole que abriera las puertas porque la mayoría de los pasajeros se querían bajar. A lo que el conductor se negó, dando como razón que era muy peligroso, podían ser atropellados por un coche ya que la parada sólo estaba a dos metros por delante, gritándoles que esperasen hasta llegar a ella.

Me asomé por la ventanilla y vi que la acera esta a menos de medio metro, que lo único que podría circular en este espacio entre ella y el bus era un carrito de la compra, y no se como estarán las probabilidades de ser arrollados por un carro de la compra, pero un traumatismo no creo que te produzca.

Los pasajeros comenzaron a incomodarse por las respuestas tan estúpidas del conductor, y agrupándose iniciaron el show. Un hombre que parecía un ejecutivo abrió la ventana del autobús y empezó a gritar, ¡ayuda, llamen a la policía estamos secuestrados! A todo esto los pasajeros uno detrás de otro pidieron al conductor que abriese las puertas, todo esto chillando a pleno pulmón, mientras de fondo seguía el estribillo ¡llamen a la policía que estamos secuestrados!

Al final el conductor no queriendo cargar con la responsabilidad de abrir las puertas por no estar en la parada, se lavó las manos, al estilo de Poncio Pilatos y dio una clase magistral de como utilizar el mecanismo de apertura de emergencia, para que lo pudiesen ejecutar los viajeros bajo su responsabilidad. Y es que son como algunos dictadores, que se empeñan en impedir que abandonen su nación.

Algunos países tienen una política exterior agresiva, y con los autobuses pasa lo mismo. ¿Se han fijado como entran en las rotondas?, haber quien tiene cojones de no frenar, con esa mole de metal que tienen, cualquiera tira. Lo mejor es la cara de placer que tiene el conductor al acelerar.

A mi lo que me da asco es cuando entras en algunos buses, que en lugar de caminar vas chapoteando entre la basura, y al sentarte no sabes si estás en un autobús o en un quiosco, allí tienen toda la prensa del día, "el 20 minutos", "el Qué", "el metro", y otros tantos periódicos de la región. Y es curioso tienes sed, y al rato te llegan rodando varias latas de refresco, eso sí, vacías. Los autobuses son como algunos países que se venden para admitir las basuras nucleares de otras naciones, convirtiéndose en vertederos.

Una acto importante es elegir asiento, yo cuando me tengo que sentar intento elegir el sitio con varios criterios, porque algunos conductores son unos irresponsables, ya que los últimos asientos son peligrosos en los autobuses largos, y más si le gusta correr al conductor, porque no veas como vuelas al tomar el bus los pasos de cebras elevados, parece que estás en el parque de atracciones.

Tampoco conviene sentarse en los que están al lado de la puerta, porque en más de una ocasión se los olvida cerrarlas y como que no apetece salir despedido por la puerta cuando toma una curva.

Y qué me dicen de las ruedas, yo las he visto reventar lo que ocasionaba que salieran despedidos trozos de plásticos debajo del asiento que estaba encima de ella.

Al final sólo te queda el asiento que nadie quiere, aquél al lado de la señora gorda, cuyo culo invade la plaza libre, dejándote sólo la mitad, así que uno está deseando se acabe el viaje.

Visto lo cual si tienen que viajar piensen antes de montar en un autobús, no sea que al volante esté un hombre fumando puros habanos y con una gorra a lo Fidel Castro.

Daniel Prieto Mateos

Compartir y favoritos
 

Colaboradores

Anuncios

Luci茅rnaga Azul - Ilustraci贸n - Dise帽o gr谩fico

Servicios

Cebreros en el mundo

Cebreros en el mundo

Galer铆a de fotograf铆as

Galer铆a de fotograf铆as

Webcam antena de la ESA

Webcam antena de la ESA

El tiempo en Cebreros

El tiempo en Cebreros

Pantano de El Burguillo

Pantano de El Burguillo

Contacta con nosotros

Contacto

S铆guenos en facebook

S铆guenos en facebook

S铆guenos en YouTube

S铆guenos en YouTube


Nuestro Rinc贸n de Cebreros - 2017

Esta p谩gina utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si contin煤as navegando, sin modificar la configuraci贸n, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuraci贸n en cualquier momento.