Nuestro Rinc贸n de Cebreros
 

Est谩s en Nuestro Rincon de Cebreros  > Sociedad y cultura > Art铆culos > La importancia del cumplimiento de las normas

La importancia del cumplimiento de las normas

Compartir y favoritos

El ser humano es un animal sociable, tiende agruparse dependiendo de diversos factores culturales, religiosos, sociales... Pero para poder vivir en comunidad necesita una serie de normas de convivencias, muchas de ellas impuestas y muy pocas veces, por desgracia, por mutuo acuerdo (aunque temo que eso de ponerse de acuerdo entre más de una persona es una misión imposible). Sea lo que fuese para vivir juntos necesitamos cumplir esa serie de normas, que algunos radicales extremistas se empeñan en calificarlas de “restrictivas de libertades”. No voy a decir que no tengan razón, como en algunas dictaduras o democracias. Generalmente estas normas sirven para que personas desalmadas no hagan lo que les apetezca, ya que algunas de ellas parecen movidas por impulsos animales, impiden que invadan nuestro pequeño espacio vital asegurando así una correcta convivencia.

Pero el problema surge cuando el ciudadano honrado vive conforme a estas normas y no es respaldado por aquellos que deben velar para que se cumplan dichas normas generalmente aceptadas por la sociedad sintiéndose desprotegido por aquellos en los que deposito su confianza, que debido a diversos factores como incompetencia o pasotismo, dejan que en este mundo reine aquellos que prefieren el terror, la destrucción... Y no me refiero que haya que ser unos conformistas, simplemente intento transmitir que vivamos según una simple ley kantiana “haz que la máxima de tu acción se convierta en ley universal”.

Pero no hay que mirar fuera de nuestras fronteras, y no solamente me refiero a política internacional, nacional o local, existe algo que es más terrible y que conlleva a una cadena viciosa de decadencia de la convivencia y es que cada uno debe asumir la responsabilidad de ser ciudadano. Bastante deprimente es ver que no se es respaldado por las autoridades como el que el propio individuo evada la responsabilidad de hacer velar el cumplimiento de las normativas.

Pero ¿cuáles son las razones por las que preferimos olvidarnos de nuestros derechos y obligaciones? Sinceramente creo que las virtudes y los grandes valores humanos los estamos olvidando en el camino. Hoy en día me entristece ver como la sociedad es incapaz de saber transmitir a las nuevas generaciones una moral y una ética, y no solo enseñar a ser un buen ciudadanos sino algo más importante, el deber y el derecho de ser un ser humano, una persona con sentimientos y con valores espirituales.

Seguramente los que también tendrán que concienciarse y aprender más que las futuras generaciones son los padres, sobre ellos recae la primera piedra para construir y moldear a las personas. Y creo que hoy en día, la mayor parte de la gente no está preparada para ser padre, ser padre no es un acto de caridad, ni es un capricho, ser padre es algo más importante, sobre sus hombros descansa la evolución de la sociedad, y no podemos evolucionar mientras que no estén preparados para enseñar a sus hijos una serie de valores y virtudes.

Como me aterra pensar en que manos estaremos en el futuro, después de comprobar día a día desagradables incidentes que ocurren por la malacrianza de los hijos. Un típico caso es el de aquel alumno que debido a su incapacidad para aprender, coge manía al profesor, e inventa una historia para contársela a su padre, una historia en la que el profesor es “un ogro” que pone la mano encima de sus alumnos. El padre en lugar de reflexionar prefiere actuar violentamente y agredir al profesor, pero curiosamente surge el amor entre padre e hijo (algo es algo), y el hijo al ser un menor además de saberse respaldado por unas malas normas se sacrifica y pega a su profesor delante de su padre, el muy necio encima le vitorea.

Viendo estos casos de padres incompetentes, hijos malcriados, autoridades pasotas, normas injustas... parecemos la España de los Quijotes y los Sanchos. A uno se le quitan las ganas de intentar ser un ciudadano honrado que cumple y vela por los derechos y las reglas de convivencia.

Hace tiempo vi a unos chavales pintando con spray un puente, en lugar de llamar a la guardia civil o llamarlos la atención, preferí seguir caminando, y es que valoro más mi vida que el cumplimiento de las normas, porque se que no seré respaldado por las autoridades ni por el padre de los chicos, el cual podría incluso agredirme. Desgraciadamente estamos en una espiral de decadencia en la que casi nadie ya quiere asumir su responsabilidad, aunque todavía mantengo la esperanza de que algún día el mundo sea mejor. Y sólo nuestro planeta sería menor si dos cosas nos tomáramos en serio, una es realizar actos generosos y desinteresados, y otra es no aprovecharnos de las personas.

 

Daniel Prieto Mateos

Compartir y favoritos
 

Colaboradores

Anuncios

Luci茅rnaga Azul - Ilustraci贸n - Dise帽o gr谩fico

Servicios

Cebreros en el mundo

Cebreros en el mundo

Galer铆a de fotograf铆as

Galer铆a de fotograf铆as

Webcam antena de la ESA

Webcam antena de la ESA

El tiempo en Cebreros

El tiempo en Cebreros

Pantano de El Burguillo

Pantano de El Burguillo

Contacta con nosotros

Contacto

S铆guenos en facebook

S铆guenos en facebook

S铆guenos en YouTube

S铆guenos en YouTube


Nuestro Rinc贸n de Cebreros - 2017

Esta p谩gina utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si contin煤as navegando, sin modificar la configuraci贸n, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuraci贸n en cualquier momento.