Est谩s en Nuestro Rincon de Cebreros  > Sociedad y cultura > Art铆culos > Recuerdos de la vendimia

Recuerdos de la vendimia

Compartir y favoritos

Por este a帽o la vendimia se est谩 terminando.

Era muy peque帽a y recuerdo el sonido de los cascos de las caballer铆as al pasar por mi calle a las cinco de la ma帽ana para ir a vendimiar, el trajinar en las casas, las puertas llenas de banastas, cajas y sacos para recoger las uvas, el olor caracter铆stico del mosto que impregnaba al pueblo.

Toda la familia se implicaba en esta tarea. En aquel tiempo la vendimia se prolongaba hasta noviembre. Algunas vi帽as estaban lejos y se tardaba en llegar m谩s de una hora y otro tanto en regresar con la carga. Hab铆a que hacer varios viajes al mismo lugar para acarrear el fruto. La lluvia, el fr铆o o el calor no imped铆an ir a vendimiar. Algunas veces llov铆a tanto que el agua entraba por la cabeza y sal铆a por los pies. Mi marido me cuenta que una vez que estuvo vendimiando con su padre en Villalba al cargar la mula se la hundieron las patas m谩s de treinta cent铆metros en la tierra de la humedad que ten铆a.

La mayor铆a de las familias del pueblo viv铆an del campo, luego, poco a poco se fue abandonando porque era muy sacrificado y escaso lo que se ganaba. Algunos vendieron los derechos de los vi帽edos, se arrancaron las cepas, y desaparecieron muchas vi帽as.

Hoy, algunos hijos y nietos de aquellos cebrere帽os que tanto sudor y esfuerzo dejaron en las centenarias vi帽as, han retomado el trabajo de sus ancestros en fines de semana, d铆as libres y vacaciones porque quieren que no se pierda la producci贸n de vino que tanta fama dio a Cebreros.

Josefina Mateos

Cebreros, 11 de octubre de 2015

Compartir y favoritos
 

Colaboradores

Nuestro Rinc贸n de Cebreros - 2019

Esta p谩gina utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si contin煤as navegando, sin modificar la configuraci贸n, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuraci贸n en cualquier momento.