Nuestro Rincón de Cebreros 
 



Estás en Nuestro Rincon de Cebreros  > Sociedad y cultura > Artículos > Réquien por un can (EXCÁLIBUR)



Réquien por un can (EXCÁLIBUR)

Compartir y favoritos

Réquiem por un Can (Excálibur)

Te escribo estas líneas sin haber tenido el placer de conocerte, sólo sé que te llamabas Excalibur, que eras un American Stafford. Te vi en un par de fotos mandadas por tu dueño en un intento desesperado de proteger tu vida. No sé si eras adoptado, sacado de las calles como muchos otros o tus dueños te adquirieron con toda la ilusión del mundo. Desconozco tu edad, tal vez habías dejado de ser cachorro no hace mucho, una época en la que incontables congéneres tuyos hacen trastadas mientras le sales los dientes, o tal vez ya eras un adulto que les hacía compañía. Ignoro si en tu soledad llorabas esperando el regreso impacientemente de tus amos y cuando llegaban tu alegría de recibimiento les quitaba el cansancio de sus duras jornadas de trabajo. Puede que por las mañanas saltases encima de su cama, para despertarlos moviéndoles el rabo y chupándoles el rostro… hay tantas cosas que desconozco…

Pero algo te puedo decir: como científico afirmo que se ha perdido una oportunidad única para poder investigar y arrojar luz sobre la epidemiología de la enfermedad del ébola, sabiendo que los estudios son contradictorios. También te puedo decir como propietario de mascotas y amante de los animales que acabaron injustamente con tu vida, muchos te habrán etiquetado de un simple animal pero lo que no saben ellos que no se puede calcular el valor que suponías para tus dueños. Aunque desconozca mucho de ti puedo imaginarme que no eras uno más, erais una familia de tres que compartía emociones conjuntamente, que te alegrabas por los momentos felices de tus amos y te entristecías por las desdichas y las dificultades. La ciencia no ha demostrado que tengas alma, pero cualquiera que tenga un perro sabe de lo que hablo… que los únicos desalmados son algunos seres humanos, como aquellos que ordenaron tu ejecución.

Dicen que te sacrificaron, tal vez el término correcto sea que te asesinaron vilmente, a escondidas, en tu propio hogar, mientras esperabas el regreso de tus amos. No hubo pruebas para demostrar si eras reservorio del virus, no se analizaron otras posibilidades como la cuarentena, aislarte para poder sacar más información y evitar la amargura de tu muerte a tus dueños, no se escuchó la opinión de los máximos expertos en este campo. Y todo fue por un gobierno que llamamos democrático, desoyendo la fuerza del pueblo, más 300.000 personas pidieron por tu vida. Pero lo hicieron todo rápido para intentar cubrir sus vergüenzas, su incompetencia y su improvisación descarada.

Querían eliminar todo riesgo, sin saber primero que estuvieses contagiado y segundo que ellos trajeron el riesgo con los dos misioneros infectados cuando desgraciadamente nuestros hospitales no estaban preparados, a nuestros magníficos profesionales no se les había formado…. ahora tú eres la primera víctima de sus errores, pido que no haya más… pero no me da miedo el ébola, me aterroriza la incompetencia de nuestros gobernantes.

No te preocupes, allá donde estés, si es que existe el cielo de los animales, nadie más te hará daño y tal vez puedas jugar con mis queridos amigos que ya están allí también. Y es que verdaderamente los perros son los amigos más fieles.

PD: Excalibur, primer perro sacrificado sin saber que tuviera el ébola a 07/10/2014 Madrid.

Daniel Prieto Mateos


Galería de fotografías

Compartir y favoritos
 

Colaboradores



Anuncios

Luciérnaga Azul - Ilustración - Diseño gráfico

Servicios

Cebreros en el mundo

Cebreros en el mundo

Galería de fotografías

Galería de fotografías

Webcam antena de la ESA

Webcam antena de la ESA

El tiempo en Cebreros

El tiempo en Cebreros

Pantano de El Burguillo

Pantano de El Burguillo

Contacta con nosotros

Contacto

Síguenos en facebook

Síguenos en facebook

Síguenos en YouTube

Síguenos en YouTube




Nuestro Rincón de Cebreros - 2017

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.